Amarse es algo que a primera vista parece fácil de hacer. Muchas personas creen que se aman a sí mismos porque se gustan cuando se miran en el espejo o porque tienen una visión de sí mismos como alguien de éxito en algún ámbito de la vida. Pero ocurre a menudo que esa idea se desmorona cuando ocurre algo que les hace ver que quizá su autoestima no era tan alta como pensaban o que en realidad no se aman tanto como creían. Hoy en dia hay cientos de libros de autoayuda que nos indican como acercarnos a nosotros mismos de una manera amorosa y libre de juicios. Sin embargo, como en casi todos los aspectos de la vida, la teoría es una cosa y la práctica es otra.

Una herramienta fantástica que nos dejó Louise L. Hay es el trabajo con el espejo. Cuando nos miramos en un espejo sin fijarnos en nuestro aspecto, sino mirándonos a los ojos y profundizando en lo que sientes respecto de tu doble del espejo, enseguida nos damos cuenta de lo cerca o lejos que estamos de amarnos. Una de las cosas (y es unos de los ejercicios que hacemos en los talleres Sana Tu Vida) más importante a tener en cuenta para esta autoindagación, es hacernos conscientes de las condiciones que nos ponemos para amarnos.

Esto es algo que ocurre con mucha frecuencia aunque ni siquiera nos demos cuenta de ello. Es frecuente escuchar en las sesiones o los talleres, «me amaría más si fuese más ordenada,» «creo que me gustaría más a mi misma si perdiese los kilos que me sobran», «me amaría más a mi mismo si tuviese menos explosiones de ira», y más, me amaré más a mi mismo cuando termine mis estudios, cuando aprenda a decir no, cuando pueda perdonar, cuando no sea tan dependiente, y un largo etc de condiciones para amarnos.

Si estas leyendo esto seguro que ya estas siendo consciente de las condiciones que te pones a ti mism@ para amarte. Suéltalo todo, no sigas alimentando la creencia que te amarás cuando cambies, porque el funcionamiento es el inverso. Cambiarás cuando empieces a amarte y aceptarte tal y como eres ahora. Hoy mismo, aquí mismo. Con toda tu fragilidad y todos tus aspectos , los positivos y los negativos. Todo eso forma parte de ti, de tu historia personal, ha llegado a tu vida por algo, tiene algo que enseñarte, así que acéptalo. Vuélvete tierno o tierna hacia ti mism@ y acógete, permítete ser como eres y una vez que esto ocurra, la magia comenzará a manifestarse.

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies